SEGUNDA VIVENDA, HIPOTECA.

Hipotecas para segunda vivienda: Qué ofrecen y en qué tenemos que fijarnos para su contratación.

  • Hipotecas en el mercado

    Pero todas las compras difícilmente serían posibles sin financiación. De forma parecida, pero incluso más tímida, los bancos vuelven a dar hipotecas para segunda vivienda. Como regla general, no son productos específicos, son adaptaciones a sus hipotecas principales con algunas condiciones más estrictas.

    Por ejemplo, empezando por una de las hipotecas más competitivas, la Hipoteca Naranja de Ing Direct a euríbor +0,99% permite financiar hasta el 75% del valor de compra o tasación, tan sólo un 5% menos que el tope para primera vivienda. Más restrictiva es la Hipoteca variable Santander a euríbor +0,99% a partir del tercer año, y del 1,75% los dos primeros años, en este caso el tope de financiación se limita hasta el 70% del valor de tasación o compra, el menor de ellos, a un plazo máximo de 25 años.

    La Hipoteca Freedom de Banco Mediolanum permite la compra de primera y segunda vivienda con diferencia en tipos de interés según el importe máximo a financiar. Si es hasta el 70%, el interés será de euríbor + 1,19%, si es entre el 70%-80%, será de euríbor+ 1,29%. Por último, la Hipoteca SIN Bankinter con un tipo fijo del 1,50% el primer año y de euríbor + 1,20% el resto financia sólo hasta el 60% para segunda vivienda.

  • Precauciones

    Con estas condiciones queda clara la limitación del usuario en cuanto lo que pueden financiar. Si tenemos en cuenta los gastos que origina la compraventa (impuestos, notaría, gestión,…) y tener que pagar, cómo media, alrededor de un 30% del valor de la nueva vivienda, este tipo de adquisiciones requieren una reserva de dinero muy importante.

    A todo ello tenemos los límites en tiempo de la hipoteca. No suele ser un problema si se adquiere una segunda vivienda de pequeño valor. Distribuir el 70% de la misma a una media de 25 años da como resultados cuotas asumibles, que no nos olvidemos, con tipos en mínimos subirán en algún momento. Pero si la segunda vivienda tiene el objetivo de inversión, comprada por ejemplo en una gran ciudad si puede ser problemático.

    Con todo ello, analicemos muy bien financieramente que vamos a pagar. Busquemos hacerlo lo más rápido posible, siempre que la cuota, más un margen de subida, se asequible. Una segunda vivienda debe ser un complemento o una inversión, nunca un problema financiero.

                                                                                                                                                                                                                                                Noticia: cincodias.com

Deja tu Commentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *